Sillones de Piel


Son aquellos cuyo tapizado está basado básicamente en piel. En hostelería y el canal Horeca no son frecuentes y más bien inusuales las peticiones de fabricar sillones en piel. Si el destino final es de uso doméstico cabe la posibilidad de que sean requeridos en piel. Su alto coste por la propia piel, la manipulación y los tiempos de ejecución de el propio tapizado que se convierte en artesanal, lo convierten en un artículo para nada competitivo en el mercado nacional; de este modo queda sustituido por los tapizados en polipiel o similpiel.

En el mercado internacional y más concretamente en el de países de Oriente Medio y del Golfo Pérsico tienen más cabida este tipo de solicitudes. La calidad de nuestras pieles y alto poder adquisitivo hacen que la piel como sinónimo de fastuosidad y lujo sea demandado por este tipo de mercados.

Las pieles usadas con más garantía son las usadas por proveedores especializados en este tipo de materia prima. La piel de ciervo reúne características que lo convierten en muy aptas para el tratamiento y ejecución de tapizado de mobiliario debido a su elasticidad y maleabilidad que facilitan el cosido y el enfundado de una manera importante.